MÁS ALLÁ DE EUROPA

Los que pedíamos paciencia estamos demostrando que teníamos razón frente a los exigentes que se pusieron excesivamente nerviosos en algunos tramos de la temporada, incluso llegaban a comparar los números del año pasado con los actuales, cuando por lógica y salvo que hubiera habido una catástrofe, el Espanyol actual iba a pulverizar los números del año pasado, como así está haciendo. Afortunadamente los llamados pacientes, para mí coherentes, teníamos la ventaja de contar con el talante de Mr. Chen, que si algo ha demostrado desde que manda, es que difícilmente se pone nervioso, aunque la cosa no pinte bien, como pasó especialmente con Galca o incluso con Quique S.F. este inicio de campeonato, donde se llegó a estar en zona de descenso tras la derrota con el Celta en casa.

Tampoco ahora hay que dar mucha trascendencia a los números actuales, como muchos medios se hacen eco por el número de goles, los puntos alcanzados, etc. Si antes no comprendía el nerviosismo con una exigencia mal entendida, ahora tampoco entendería un exceso de alegría por lo alcanzado hasta ahora, ni tan siquiera llegando a Europa, porque este Espanyol es un proceso y alcanzar esta temporada el billete europeo no debe ser prioritario, ya que sería una coincidencia y esta entidad está trabajando para que sea una consecuencia.

Por esta razón, a mí no me preocupa si quedamos quintos o décimos, el éxito temporal es irrelevante en este actual proyecto, no como en tiempos pretéritos que una buena temporada, podía tapar las miserias del club, ya que la realidad y el futuro inmediato siempre era demoledor para la entidad. Ahora no es el caso, esta temporada tiene pinta que será peor que la próxima y así sucesivamente, hasta que la entidad se afiance entre los 3-7 primeros de la Liga de manera constante, algo que nunca en nuestra historia ha sucedido.

Muchos me recordarán que somos el 7º club en la clasificación histórica de la Liga y es correcto, pero lo cierto es que lo somos porque tenemos un gen de supervivencia superior al resto, seguramente el entorno hostil que nos rodea ha endurecido nuestros genes y siempre damos un plus extra para salvarnos del infierno. Pero tener esta extraordinaria capacidad de supervivencia para evitar el descenso, no conlleva ser un equipo que se codea por la élite de la Liga y el hecho más evidente es que el Sevilla habiendo jugado 218 partidos menos que nosotros nos supera en casi 50 puntos y no en vano, desde la creación de la Copa de la UEFA en 1971, nos hemos clasificado a Europa por vía la Liga en 5 ocasiones de las 44 temporadas, sin contar esta, que hemos estado en primera división, un balance pobrísimo.

Entiendo la ilusión de obtener el billete europeo, hace una década que no lo hemos alcanzado y si este año no lo logramos, sería el período más longevo sin obtener una clasificación europea, pero de allí a tener obsesión por ello me parece ridículo cuando el horizonte que se vislumbra es mucho más prometedor e ilusionante que depender del Barcelona para ir a Europa, sinceramente.

Mi anhelo es que manteniendo las piezas básicas, como todo parece indicar, más algunos refuerzos el año que viene seremos mejores que este año, como así predijo Quique Sánchez Flores en la previa frente al Las Palmas. Este Espanyol aún se está cociendo a fuego lento y el aroma que desprende desde las cocinas es muy apetitoso, esperemos que cuando lo degustemos esté a las expectativas de todos nosotros y gocemos de lo cocinado, porqué desde Vila Reyes no existió un Espanyol tan ambicioso e ilusionante como el actual.

Daniel Monteserin @danimonti77

Daniel Monteserin
@danimonti77

 

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Please arrange the below number in decreasing order