EL ESPANYOL DE QUIQUE NO REGALA NADA

¿Cuándo fue el último gol recibido con cierta facilidad? Este Espanyol lo definiría  como un equipo que no te regala nada. Ni un espacio, ni un metro, ni  un rechace.  Bueno, de vez en cuando puede que haga algún obsequio, pero a lo  que me refiero es que si algún equipo quiere meternos un gol, suele ser más mérito suyo que demérito de los nuestros.

Es un equipo rudo, austero, sin ninguna alegría pero que funciona como un reloj. Cada pieza sabe lo que tiene que hacer y todas funcionan al unísono. Quizás haya una única pieza discordante, que por calidad,  prestigio y salario debería de ser nuestra mejor baza, pero no acaba de acoplarse a la maquinaria de Quique. Sin embargo, otros vinieron y se pusieron a comandar  la nave. Líderes silenciosos que se ponen el mono de trabajo cuando hay que ponérselo y se disfrazan de “dandis” cuando toca. El gran acierto de Quique ha sido  el de inculcar esa esfuerzo en toda la plantilla, en saber que hasta el último minuto hay vida y en hacerles ver que esto es un deporte de errores y que, afortunadamente, los equipos siempre acaban cometiendo alguno más que nosotros.

Ahora bien, también hay sombras. Podríamos  conjeturar con que si el equipo jugara más  alegre estaría más  arriba o si, por contra, esa alegría nos haría ser menos competitivos. La efectividad  que muestra el equipo no es normal.  Imagino que los más optimistas dirán que es el trabajo bien hecho; los más pragmáticos comentarán que cuando  te gastas el dinero –y en esta plantilla se ha gastado- pues se tiene más gol;  y, finalmente, los más negativos dirán que la suerte no durará para siempre y que el juego no acompaña a los resultados.

En definitiva, los resultados siempre marcan el camino, por suerte o desgracia. Cuando las dinámicas se mantienen en el tiempo, la suerte va desapareciendo y reluce más el trabajo. Parece que esto está sucediendo poco a poco, pero no olvidemos que este equipo tiene presupuesto de equipo de zona alta y toda comparativa con recientes tiempos pasados son irreales. Por lo pronto, este año, tenemos un frenético final de temporada peleando entre los mejores, podemos jugarnos las tres últimas jornadas con equipos con los deberes hechos y esa es una gran noticia.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Please arrange the below number in decreasing order